lunes, 4 de abril de 2016

Madre Teresa de Calcuta: el don de la generosidad


Teresa de Calcuta (Uskub, Imperio otomano —actual Skopie, Macedonia—, 26 de agosto de 1910-Calcuta, India, 5 de septiembre de 1997) de nombre secular Agnes Gonxha Bojaxhiu, fue una religiosa católica de origen albanés naturalizada india, que fundó la congregación de las Misioneras de la Caridad en Calcuta en 1950.
En 1979, recibió el premio Nobel de la Paz al «trabajo emprendido en la lucha por superar la pobreza y la angustia, que también constituyen una amenaza para la paz». Teresa rehusó asistir al banquete ceremonial ofrecido a los premiados y pidió que los fondos de 192 000 USD se entregaran a los pobres de la India. Cuando la Madre Teresa recibió el premio, se le preguntó: «¿Qué podemos hacer para promover la paz mundial?» y respondió «Vete a casa y ama a tu familia». En su conferencia sobre el premio que le entregó el rey Olaf V de Noruega, la religiosa dijo: «Lo acepto para la gloria de Dios y de su pueblo, el más pobre entre los pobres». 
El ex-secretario general de la ONU Javier Pérez de Cuéllar expresó: «Ella es la Naciones Unidas, la paz en el mundo». Por su parte, el presidente Bill Clinton la definió como una «gigante de nuestra era», y después de su muerte, Juan Pablo II declaró: «Sigue viva en mi memoria su diminuta figura, doblada por una existencia transcurrida al servicio de los más pobres entre los pobres, pero siempre cargada de una inagotable energía interior, la energía del amor de Cristo». Durante su vida, la Madre Teresa fue nombrada 18 veces en las encuestas Gallup por encima los hombres y mujeres más admirados del año, siendo elegida en la categoría de las 10 mujeres más apreciadas por los estadounidenses en todo el mundo.
El domingo 19 de octubre de 2003, a las 10:15h, mientras se encontraban presentes más de 300.000 personas en la plaza de San Pedro y alrededores, fue proclamada como beata por el papa Juan Pablo II.

De ella es esta profunda y luminosa plegaria, que me llega, como todo lo bueno, vía Pedro C. ¡GRACIAS, amigo!:

Señor, cuando tenga hambre, dame alguien que tenga necesidad de alimento.
Cuando tenga sed, dame alguien que tenga necesidad de bebida.
Cuando sienta frío, mándame alguien para que lo caliente.
Cuando tenga un disgusto, ofréceme alguien para que lo consuele.
Cuando mi cruz se vuelva pesada, hazme compartir la cruz de otro.
Cuando me sienta pobre, condúceme hasta alguien que esté necesitado.
Cuando tenga tiempo, dame alguien a quien pueda ayudar unos momentos.
Cuando me sienta humillado, haz que tenga alguien a quien alabar.
Cuando esté desanimado, dame alguien a quien dar ánimos.
Cuando sienta necesidad de la comprensión de otros, mándame alguien
que necesite de la mía.
Cuando necesite que se ocupen de mí, mándame alguien de quien tenga
que ocuparme.
Cuando pienso solo en mí mismo, atrae mi atención hacia otra persona.
Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos que, en todo el
mundo, viven y mueren pobres y hambrientos. Señor, cuando tenga
hambre, dame alguien que tenga necesidad de alimento.
Cuando tenga sed, dame alguien que tenga necesidad de bebida.
Cuando sienta frío, mándame alguien para que lo caliente.
Cuando tenga un disgusto, ofréceme alguien para que lo consuele.
Cuando mi cruz se vuelva pesada, hazme compartir la cruz de otro.
Cuando me sienta pobre, condúceme hasta alguien que esté necesitado.
Cuando tenga tiempo, dame alguien a quien pueda ayudar unos momentos.
Cuando me sienta humillado, haz que tenga alguien a quien alabar.
Cuando esté desanimado, dame alguien a quien dar ánimos.
Cuando sienta necesidad de la comprensión de otros, mándame alguien
que necesite de la mía.
Cuando necesite que se ocupen de mí, mándame alguien de quien tenga
que ocuparme.
Cuando pienso solo en mí mismo, atrae mi atención hacia otra persona.
Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos que, en todo el
mundo, viven y mueren pobres y hambrientos.


Película completa sobre la Madre Teresa.


Tres monjes y un queso para recuperar un monasterio en Bosnia

En mi reciente viaje a los Balcanes (Bosnia, Croacia, Eslovenia…) he podido comprobar las heridas dejadas por la guerra (1992-1995) y las cicatrices dejadas por la limpieza étnica entre la población, en su mayoría cristiana ortodoxa y musulmana. Quizá la ciudad mártir de Mostar sea emblemática al respecto, con dos comunidades profundamente separadas por el río Neretva, sobre el que se alza el precioso puente, recuperado después de su hundimiento en la batalla. 
Banja Luka, de la que hablamos a continuación, es la capital política y administrativa de la entidad autónoma de la RepúblicaSrpska.
En efecto, el grupo fundador del monasterio bosnio de Marija Zvijezda [María Estrella] llegó en 1869 a Banja Luka (localidad situada a 250 km al noroeste de Sarajevo), mientras Bosnia y Herzegovina seguía siendo gobernada por los turcos. Encabezaba este grupo Franz Pfanner, que sería su primer abad, con un grupo de siete monjes de la abadía alemana Mariawald. Hace un siglo era uno de los mayores monasterios trapenses del mundo, con 265 monjes. Hoy está a punto de desaparecer.
      Además de instaurar la vida monástica según la observancia cisterciense de la estrecha observancia (OCSO), crearon una famosa cervecería, la primera central hidroeléctrica privada y empezaron a producir el famoso queso "trapense".
         De este modo la historia del monasterio bosnio de Marija Zvijezda está vinculada desde 1882 al queso. Ese año empezó a fabricarse en el claustro, que albergaba a más de doscientos monjes (265 alcanzó en vísperas de la Primera Guerra Mundial), la variedad denominada Banja Luka. Era tan apreciada que llegó a degustarse en la corte del Imperio Austro-Húngaro.
           Su sabor, suave y con cierto regusto de humedad, con aire de queso fresco pero textura de semicurado, se  hizo célebre en la zona, y sirvió para sostener económicamente la abadía. El secreto estaba en la leche... y en una receta secreta, jamás puesta por escrito, que pasó de boca a oído de los religiosos por la vía de la experiencia durante más de un siglo.
           Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, el gobierno comunista yugoslavo se incautó de sus bienes y encontró una forma de asfixia a la orden limitando la venta del manjar. Sólo podían fabricarlo para consumo interno, y a lo sumo pagar con él la leche que los vecinos les llevaban para fabricarlo.
           Luego vinieron la guerra que desintegró el país (1992-1995) y las limpiezas étnicas sucesivas que horrorizaron al mundo y, entre otros efectos secundarios, hicieron languidecer el monasterio. La puntilla pareció recibirla en 1996 al morir el padre Mohor, el último que conoció la fórmula. Se la llevó a la tumba.
       Hoy sólo quedan tres trapenses en Marija Zvijezda, pero han decidido que, por encima de todo, tienen que continuar allí y esperar nuevas vocaciones. Y, como en los mejores tiempos, van a intentarlo a través del queso. El padre Tomislav viajó hasta Francia para formarse en la técnica e implementar de nuevo su producción. En 2008 empezó la nueva etapa, y parece que repitiendo el éxito de siempre.
         Con la ayuda de Caritas, abrieron una vaquería que sirviese además para dar trabajo a los escasos católicos de la zona, y actualmente hacen 24 toneladas de queso al año. El milagro está más cerca. Se vende en toda Bosnia y en la vecina Croacia a 12 €/kg, y completan la oferta gastronómica con los aguardientes de frutas y hierbas que destila el padre Franjo. ¿Se puede pedir más?

La noticia aquí


jueves, 31 de marzo de 2016

Libros para aprender y disfrutar: IFC (Zaragoza)

Un buen regalo el que acabo de recibir de la Institución "Fernando el Católico" (Zaragoza), fruto de nuestra visita a la Cartuja de las Fuentes, Lanaja (Huesca).
Libros para aprender y disfrutar. Merecen la pena.

Arquitectura cartujana en Aragón (siglos XVII y XVIII)
AUTORA: Barlés Báguena, Elena
Estudio monográfico de las dos cartujas aragonesas construidas en los siglos XVII y XVIII, las cartujas de la Inmaculada Concepción de Zaragoza y de Nuestra Señora de las Fuentes en la comarca oscense de Los Monegros. Se abordan además las estrechas relaciones entre la orden fundada por San Bruno y su arquitectura, así como un detallado análisis de la cartuja de Aula Dei, en Zaragoza, que habría de convertirse en el modelo para las cartujas posteriores. Se traza en el libro la historia completa de las dos cartujas tratadas, desde sus primeros pasos hasta la Desamortización y posterior devenir hasta la actualidad, analizando además sus historias constructivas y estilísticas mediante el detallado estudio y comentario de plantas, espacios y decoraciones.
Editado por Institución “Fernando el Católico”- Analecta Cartusiana
Edición: 684 p., il., 17x24, ISBN 978-84-9911-318-0
Año edición: 2014
Nº PUBLICACIÓN: 3360

Las vidas de los sanctos religiosos de Egipto traducidas por micer Gonzalo García de Santa María
AUTOR: Mateo Palacios, Ana
Las vidas de los sanctos religiosos de Egipto recopila las noticias reunidas por siete viajeros que visitaron ese país durante el siglo IV, interesados en las vidas de los hombres ejemplares que en los siglos III y IV decidieron retirarse a los lugares apartados para llevar una vida de oración, penitencia, trabajo y abstinencia, convirtiéndose en los pioneros de una nueva forma de vida solitaria o en comunidad en los parajes agrestes de Egipto, Siria y Palestina. Esta edición crítica rescata del olvido un texto, traducido por vez primera en 1488 e impreso en el taller de los hermanos Hurus, que se ha convertido en un documento esencial de interés literario y sociológico además de ser una muestra significativa de la actividad cultural y editorial desarrollada en Zaragoza a fines del siglo XV.
NOTAS: Estudio y edición de Ana Mateo Palacios
Editado por la Institución “Fernando el Católico”
Edición: 978 p., 17 x 24 cm, ISBN 978-84-9911-348-7
Año edición: 2015
Nº PUBLICACIÓN: 3404

La penitencia pública en códices medievales aragoneses
AUTOR: Estarán Molinero, José

La penitencia está relacionada con el perdón y la penitencia pública va unida a la reconciliación ante la comunidad eclesial. Era ésta una práctica generalizada en la Iglesia del occidente europeo hasta bien entrada la Edad Media. Esta tradición está recogida en algunos códices aragoneses, como los de Roda de Isábena, Huesca, Zaragoza y Tarazona, que van desde el siglo XI al XV, y que ahora se presentan en este tomo. Además del rito, se recoge en este libro el mensaje del propio ritual en el que, lejos de presentarse Dios como juez terrible y castigador del pecado, aparece como Padre misericordioso que perdona el pecado y acoge al pecador.
Editado por: Institución “Fernando el Católico”
Edición: 251 p., il., 17 x 24 cm, ISBN 978-84-9911-365-4
Año edición: 2015
COLECCIÓN: Estudios
Nº PUBLICACIÓN: 3434